Saltar al contenido

21 semanas de embarazo: Evolución en la madre y el bebé, cuidados

Las 21 semanas de embarazo representa la segunda fase del periodo de gestación, esto por tanto implica cambios ya muy notorios en el cuerpo de la mujer y ya es claro para quienes rodean a la futura madre sepan de su estado de gestación, es incluso un momento ideal para que los gestos de cariño y apoyo sean mucho mayores ya que se inicia la segunda recta empezando a acercarse cada vez más la llegada del bebé, también es bueno empezar a planificar y comprar todo lo que el bebé necesitará sobre todo si la pareja ha decidido saber el sexo del bebé. En esta semana de embarazo la mujer está en el quinto mes y sobre esa evolución en la madre y el bebé hablaremos a continuación.

Evolución en la madre y el bebé en las 21 semanas de embarazo

Además de algunos cambios en el cuerpo de la madre también pueden aparecer algunos síntomas aunque hay otros que se van disipando haciendo más llevadero el proceso de gestación, al final daremos algunas recomendaciones para aliviar algunos de los síntomas que es normal que aparezcan en esta etapa.

Cambios en la mujer

El útero sigue creciendo y ha comenzado a desplazar de su lugar a otros órganos como el corazón, los pulmones, los intestinos y esto hace que puedan haber molestias intestinales como una digestión más lenta, puede haber más presión en los nervios ubicados en la columna vertebral por lo que la mujer es más propensa a sufrir de calambres, también puede sentir rigidez en los músculos, leve dolor en la zona lumbar.

La mujer puede tener varices en las piernas aunque pueden aparecer también en otras zonas del cuerpo, las estrías debido al estiramiento de la piel, también puede haber hinchazón en los tobillos, manos y otras articulaciones aunque es más frecuente en las extremidades inferiores por el mismo hecho de que el peso que debe soportar la madre va en aumento y es normal que en semanas próximas también se mantengan estos síntomas aunque hay formas de disminuirlos y que comentaremos al final.

Cambios en el bebé

La edad exacta del bebé es de 19 semanas en esta etapa, ha alcanzado un tamaño aproximado de 25 centímetros y tiene un peso aproximado de 300 gramos, está más activo aunque de forma irregular ya que ha comenzado a tener periodos de sueño y de estar despierto, con respecto a esto hay que prestar mucha atención si la mujer deja de percibir las pataditas y movimientos por mucho tiempo como un día entero debe acudir al médico, la médula comienza a producir glóbulos rojos, el desarrollo del aparato digestivo continúa.

Ya es posible saber si es hombre o mujer, además de esto es posible que el bebé pueda ya percibir ruidos del exterior y la voz de la madre, se empieza a chupar el dedo y es capaz de realizar movimientos oculares.

21 semanas de embarazo Evolución en la madre y el bebé cuidados

Pruebas médicas de las 21 semanas de embarazo

Hay que recalcar que específicamente no hay pruebas que se deban hacer en esta semana, sin embargo en caso de no haberse hecho antes el médico puede realizar la ecografía de alta resolución, también puede realizarse la ecografía morfológica aunque es probable que también se haga en la semana 20 de embarazo, pero como dijimos no son precisas las pruebas en esta semana, son normales los controles de peso, presión arterial y eventualmente puede realizarse análisis de sangre y orina.

21 semanas de embarazo cuidados y recomendaciones

Consejos y recomendaciones en las 21 semanas de embarazo

Con el fin de aliviar los dolores lumbares y calambres se recomienda realizar ejercicios de estiramiento, hacer yoga, también son buenos los masajes y baños de agua caliente y fría de forma alternada para estimular la circulación, también en lo posible se debe evitar estar sentada frente al escritorio por mucho tiempo y en su lugar se debe descansar elevando las piernas usando almohadas.

Se debe cuidar mucho la alimentación, si el médico detecta en un análisis de sangre un déficit de hierro o de algún nutriente debe mandar una dieta, suplementos y recomendará alimentos para cubrir estas carencias, es necesario mantener una buena hidratación. Como ya dijimos al principio es bueno que ya sabiendo el sexo del bebé o no, se vaya planificando sobre lo que necesitará cuando venga al mundo e ir comprando las cosas más básicas y no dejar esto para el final.

Valora esta información
Comparte!