Saltar al contenido

26 semanas de embarazo, pruebas médicas y cambios en la madre y el bebé

En las 26 semanas de embarazo hay ciertos cuidados y controles que se deben realizar para velar por la salud de la madre y el bebé, como en otros artículos de otras semanas de embarazo hemos comentado mucho sobre algunas molestias que pueden presentarse entre las que se encuentra la diabetes gestacional la cual debe descartarse precisamente en esta etapa, pero profundizaremos sobre este tema más adelante, hay que señalar también que los cambios en el estado de ánimo persisten debido a que las hormonas todavía se mantienen en altos niveles.

Por supuesto hay otros cambios en el proceso de gestación en esta semana, tanto en el bebé que ya comienza a adoptar una posición propia del momento de dar a luz la mujer también presenta síntomas a tener en cuenta.

Evolución del embarazo en las 26 semanas de embarazo

Antes de empezar hay que recalcar que cada mujer presenta cambios y síntomas diferentes, si bien es cierto algunos son normales en la gran mayoría hay que tener en cuenta esto que es el hecho de que cada mujer responde de forma diferente y esto también repercute en el bebé que también crece a un ritmo que depende de la madre.

26 semanas de embarazo, cuidados y cambios en la mujer y el bebé

Cambios en la mujer en las 26 semanas de embarazo

En estas 26 semanas de embarazo la mujer puede tener hinchazón en los pies y piernas, la aparición de estrías en piernas, abdomen y otras partes del cuerpo es frecuente aunque se puede prevenir, en la areola de los senos aparece un tono oscuro y a su vez junto a esto es frecuente que aparezcan las glándulas de Morgagni aunque no es motivo de alarma ya que estos bultos tienen la función de hidratar los senos durante la lactancia.

Un síntoma que aparece también en otras semanas es las ganas de orinar frecuentes por la presión de la vejiga ejercida por el útero durante su crecimiento, si hay dolor al orinar lo recomendable es decírselo al médico para descartar cualquier infección; en esta etapa también pueden empezar a aparecer los dolores de espalda y en algunos casos dolor de cabeza.

Cambios en el bebé

El bebé en esta etapa es feto y su edad es de 24 semanas, ha alcanzado un tamaño de 23 centímetros en promedio y el peso es de 900 gramos, en esta semana el feto ya puede tener momentos de vigilia y sueño, otro detalle importante es que ya es capaz de reaccionar a los estímulos externos pues ya tiene reflejos, puede ser mediante las famosas pataditas o incluso haciendo movimientos con sus brazos.

Como hemos mencionado en otras semanas el feto tiene su sistema nervioso con constante desarrollo y como lo mencionamos en otro artículo ya en esta semana puede también regular por sí mismo su temperatura corporal, además comienza a acumular grasa justamente como parte de ese ajuste de su temperatura corporal.

Controles médicos en la semana 26 de embarazo

En estas 26 semanas de embarazo se realiza la prueba de sobrecarga de glucosa aunque hay que tener en cuenta que solo se hace en mujeres que no tengan un resultado normal en el test de O’Sullivan, es justamente esta prueba la que permite descartar la diabetes gestacional, por otro lado es normal un análisis de sangre como parte del control médico.

También se controla la presión arterial, es posible realizar un análisis de orina para descartar la preeclampsia que es una complicación o riesgo de padecerla y que implica un mal funcionamiento en los riñones y otros órganos internos, es normal si se realiza la ecografía 3D y 4D no necesariamente para descartar algún problema en el bebé, es más que nada para que los futuros padres tengan un recuerdo del bebé en el vientre materno.

cuidados en las 26 semanas de embarazo

Cuidados a tener en cuenta en las 26 semanas de embarazo

Es recomendable mantener una actividad física moderada tanto para estimular la irrigación sanguínea en las piernas y otras partes del cuerpo y a su vez para relajarse, la natación y el yoga son muy recomendables para mujeres embarazadas pero hay que evitar realizar estas actividades en horas de la noche, hay que cuidar la alimentación pero no solo para estar bien nutrida sino también en el sentido de evitar el sobrepeso.

La pareja puede tener intimidad pero debido al tamaño de la barriga es recomendable buscar posiciones apropiadas que sean cómodas para ambos y siempre consultando previamente con el médico que está llevando el control del embarazo.

Valora esta información
Comparte!