31 semanas de embarazo, cambios y evolución en mujer y bebé, cuidados

En las 31 semanas de embarazo el bebé ha alcanzado un tamaño ya adecuado y se va preparando para el parto al igual que el cuerpo de la madre, todo va acomodándose para la fecha del parto, la mujer comienza a sentir con más frecuencia contracciones pero que son consideradas como de preparación, no siempre son motivo de alarma aunque en algunos casos hay que prestar atención a ciertos detalles que podrían indicar que es bueno acudir al médico, pero por lo general solo se tratan de las llamadas contracciones de Braxton Hicks.

Aunque para cualquier caso el médico debió ya haber informado sobre este tipo de contracciones a la madre y de no ser así es importante consultar al médico, los cambios ya han alcanzado niveles importantes tanto a nivel físico, apariencia y a nivel interno, la madre puede lucir su embarazo con toda libertad, pero vamos a comentar brevemente los cambios que se producen en esta semana de embarazo.

Evolución y cambios en las 31 semanas de embarazo

Hay ciertas molestias producidas sobre todo por el tamaño de la barriga y el peso que debe soportar la madre, además de estos dolores hay otros síntomas que suelen ser frecuentes.

31 semanas de embarazo, cuidados y evolución

Cambios en la madre en las 31 semanas de embarazo

Algo importante es que debido al tamaño alcanzado por el bebé la madre siente con mayor intensidad sus movimientos y cualquier cosa que haga, aunque esto puede causar cierta dificultad para dormir por las noches, otro aspecto importante y que también se han visto en semanas anteriores pero en esta etapa con cierta intensidad mayor es la dificultad para respirar puesto que el útero ejerce presión y eleva los pulmones, esta sensación molesta puede sentirse con más frecuencia al momento de comer.

Un detalle a tener en cuenta es que pueden sentirse contracciones pero como dijimos al principio no son señal de la llegada del parto por lo general, si la frecuencia de estas contracciones rebasan las cinco por hora y hay mucho dolor se recomienda visitar al médico. Pueden persistir las molestias estomacales como acidez estomacal.

Cambios en el bebé

En estas 31 semanas de embarazo el feto tiene una edad de 29 semanas, ha alcanzado un tamaño de 40 centímetros y su peso es de 1.5 kilogramos en promedio, presenta una coloración rosada en la piel y también rolliza debido a la acumulación de grasa bajo la piel, finalmente sus ojos y oídos van preparándose para percibir los estímulos externos o lo que viene a ser para ver y oír al estar fuera del vientre, en esta semana es normal que el bebé se mueva mucho dentro del útero lo cual es una buena señal ya que indica que está saludable.

En esta etapa ya ha adoptado su posición de cabeza hacia abajo como preparación para estar listo para el parto aunque si no lo ha hecho no hay motivo de alarma pues algunos bebés lo hacen en semanas posteriores pues recuerda que la gestación todavía no ha terminado, los riñones ya producen orina y la expulsan hacia el líquido amniótico, por otro lado su estructura ósea está en buen desarrollo.

Pruebas médicas en las 31 semanas de embarazo

Ya que estamos en el tercer trimestre de embarazo es normal las ecografías para hacer un control y seguimiento del desarrollo del bebé, por el mismo motivo es normal también los análisis de sangre y orina. Hay que mencionar que en las ecografías se realizan diferentes análisis como la cantidad de líquido amniótico, se descartan anomalías en el bebé, también se evalúa la posición correcta que debe tener en esta etapa, también sirve para hacer mediciones del tamaño y peso.

cuidados en las 31 semanas de embarazo

Cuidados y recomendaciones para la semana 31 de embarazo

Algo que ya hemos comentado antes es la práctica de actividad física especial para embarazadas, el yoga y la natación son de las más recomendables ya que lo que se busca es mantener un estado emocional estable y relajado además de ayudar a eliminar cualquier estrés o tensión que puede tener un impacto negativo en el proceso de embarazo, pero además ayudan a reducir los dolores mencionados anteriormente.

Las clases prenatales son muy recomendadas para prepararse para el momento del parto, un detalle importante es evitar las botas, tacones y por el contrario se debe usar ropa cómoda y holgada ideal para embarazadas, se debe mantener una buena alimentación pero cuidando las porciones para evitar las sensaciones de falta de aire que mencionamos antes, es importante mantener una buena higiene pues la mujer es propensa a infecciones vaginales en esta etapa.

Comparte!

Deja un comentario