Saltar al contenido

Embarazo psicológico: ¿Qué es?

El embarazo psicológico como indica su nombre tiene un origen psicológico y se le considera un trastorno y que afectan principalmente a mujeres que tienen el deseo muy fuerte de ser madres, ellas en primer lugar pues pueden incluso tener síntomas que les hace pensar que en efecto podrían estar embarazadas lo cual se presta a confusión pero hay dentro de esos síntomas también algunas señales que indican de que podría tratarse de solo producto de la sugestión de la mujer, ellas en primer lugar pero hay otras mujeres que pueden ser proclives a este tipo de embarazo imaginario que también es como se le llama y son las mujeres en edad adolescente quienes ante un temor grande de quedar embarazadas pueden presentar síntomas de embarazo.

Este embarazo psicológico también es llamado Síndrome de Rapunzel o embarazo utópico, en realidad hay otros nombres con los que se le conoce pero estamos hablando del mismo trastorno, los síntomas que la mujer presenta son muy similares al de un embarazo real por lo que reiteramos que es importante descartarlo, tomarlo con cautela y como todo trastorno psicológico debe ser tratado por un especialista.

Síntomas del embarazo psicológico

Es muy importante conocer los síntomas del embarazo psicológico pues como dijimos antes, es información importante para determinar si podría tratarse de este tipo de embarazo, pero como es lógico también hay que descartarlo con un examen médico para tener una certeza de ello.

Embarazo psicológico

Síntomas frecuentes del embarazo utópico (psicológico)

  • Interrupción de la menstruación: es uno de los síntomas que hace pensar que sí hay un embarazo, pero la causa podría ser básicamente porque las hormonas responsables de la ovulación se reducen en cantidad. Puede incluso durar hasta 9 meses lo cual provoca mayor confusión.
  • Sensibilidad en los senos y secreción de calostro: además de producir calostro y leche materna, la aureola mamaria aumenta en su tamaño.
  • Aumento de peso: pero es diferente a un embarazo real, la mujer suele tener un aumento de peso mucho mayor al que normalmente ocurre durante la gestación.
  • Aumento en el tamaño de la barriga y los senos: se relaciona al punto anterior ya que al subir de peso la mujer tiene lógicamente un aumento en el tamaño de la zona abdominal.
  • Pueden haber náuseas y vómitos: se debe generalmente al aumento de la prolactina y progesterona lo cual incluso provoca agotamiento que también hay en un embarazo real.
  • Sensación de movimiento fetal y contracciones.
  • Aumento en los niveles de estrés y ansiedad.

Hay que recordar que la tensión y el estrés en una mujer con ganas imperantes de quedar embarazada puede ser tan fuerte que provoca síntomas físicos como los mencionados, por esta misma razón al descartarse el embarazo es que se recomienda un tratamiento psicológico.

¿Qué medidas tomar ante un embarazo psicológico?

Primero que nada la manera más efectiva de determinar si se trata de un embarazo psicológico es mediante un examen médico, una vez obtenidos los resultados es importante tener en cuenta los siguientes puntos.

Qué hacer ante un embarazo psicológico

Lo primero como ya decíamos antes es que la mujer debe pasar por una evaluación psicológica y luego a un tratamiento, esto también por factores que son muy delicados ya que la mujer puede estar pasando por un cuadro depresivo, normalmente la mujer que tiene este tipo de embarazo psicológico tiene mucho temor sobre todo si es una mujer joven, algunas veces puede haber también problemas con su pareja, no siempre pero es posible que existan.

qué hacer ante el embarazo psicológico

Todo ello debe ser tomado en cuenta y sobre todo la familia y amigos cercanos deben estar informados sobre este tipo de embarazos y ser muy comprensivos, pacientes y ayudar emocionalmente a la mujer para que pueda superar esta etapa, hay que tener en cuenta también que puede estar arrastrando problemas del pasado lo cual debe ser tratado con mucho tacto pues de no ser así podría agravar el estado emocional de la mujer.

Incluso cuando se le muestra el resultado de las pruebas médicas que indican que no hay embarazo, hay que hacerlo con mucho tacto, los médicos, psicólogo y psiquiatra son quienes deben indicar el tratamiento adecuado y el psiquiatra es quien determinará tras varias evaluaciones si la paciente debe seguir algún tipo de medicación.

Valora esta información
Comparte!