Embarazo psicológico: síntomas y cómo tratarlo

Es hasta cierto punto normal cuando una mujer piensa que está embarazada pero tras realizarse las pruebas de embarazo pertinentes se da cuenta de que solo era una falsa alarma, puede ocurrir y no tiene nada de extraño ni es motivo de preocupación, sin embargo existe una condición llamada justamente como indica el título “embarazo psicológico” el cual se considera un trastorno psicológico y que trae consigo algunos problemas, es tan fuerte el poder que ejerce la sugestión en la mujer que llega a presentar los síntomas del embarazo al punto que personas de su círculo más cercano también se convencen de que está embarazada, pero la realidad es que no.

¿Qué es un embarazo psicológico?

Ya lo adelantábamos líneas más arriba, al embarazo psicológico se le conoce también como embarazo utópico o pseudociesis, incluso algunos lo llaman el síndrome de Rapunzel y como decíamos ocurre cuando una mujer presenta síntomas de embarazo tales que en efecto cualquiera podría pensar que es un embarazo real, hay que recalcar que no es que la mujer finja o trate de mentir a los demás, la mujer está convencida de que ha quedado embarazada por lo que no es su intención mentir a nadie, todo ocurre a nivel psicológico inicialmente para desencadenar los síntomas físicos.

Embarazo psicológico síntomas y cómo tratarlo

¿Qué mujeres pueden padecer episodios de embarazo psicológico?

Las mujeres más propensas a padecer de este trastorno son aquellas que tienen desde un largo periodo de tiempo un deseo muy fuerte de quedar embarazadas pero por diversas razones no pueden quedar en estado de embarazo, usualmente ocurre en mujeres con problemas de esterilidad, también en mujeres que tienen una edad que sobrepasa la edad ideal para quedar embarazada, es decir son mayores llegando ya a los 40 años. Sin embargo es curioso pero también puede ocurrir en mujeres de edades muy jóvenes que no quieren quedar embarazadas, pero ese mismo temor las lleva a padecer del trastorno en cuestión.

Síntomas del embarazo psicológico

Existen en efecto algunos síntomas del embarazo psicológico y que confunden a la mujer haciéndola pensar que ha quedado en estado de gestación, los citamos a continuación.

  • Falta de menstruación: o conocida también como amenorrea, pero hay que mencionar que no siempre es una ausencia total sino en una disminución de la cantidad del flujo de sangre, lo cual puede interpretarse como la falta de menstruación.
  • Mareos y sueño excesivo: esto ocurre sobre todo por el mismo temor o ansiedad por quedar embarazada, esto trae problemas de sueño como una fuerte somnolencia, mareos y en otros casos también insomnio que viene a ser lo contrario, la dificultad para conciliar el sueño puede también aparecer.
  • Aumento en el tamaño del vientre: esto como vimos no indica necesariamente haber quedado embarazada, puede ser por los problemas gastrointestinales que trae el trastorno, además de haber estreñimiento, acidez, que también aparecen en un embarazo real pero en este caso las causas son psicológicas.
  • Secreción de leche: en algunas mujeres puede haber secreción de leche materna, no siempre pero es una posibilidad.
  • Dolores lumbares: sobre todo la lordosis, es una curvatura hacia adelante que ocurre en la columna, como si tuviera que cargar el peso de llevar al feto en el vientre.
  • Aumento de peso: esto también contribuye a la confusión, la mujer puede aumentar de peso incluso más que lo que una mujer embarazada puede alcanzar, creyendo entonces que realmente está en estado de gestación.

Embarazo psicológico recomendaciones

Tratamiento para el embarazo psicológico

Primero que nada es necesario realizarse una ecografía y cualquier examen que el médico indique para descartar que en efecto se trate de un embarazo normal, tras ello es sumamente importante tocar el asunto con cautela pues hay que recordar que la mujer desea con intensidad quedar embarazada, aceptar que no lo está puede ser muy duro para ella.

Es necesario en la mayoría de casos un tratamiento psicológico de manera que pueda guiar a la mujer y darle las herramientas necesarias como para lidiar con este problema, mientras más pronto se detecte un embarazo psicológico mejor. Dependiendo de lo que indique el psicólogo y sobre todo el psiquiatra ya que el psicólogo no puede prescribir medicamentos, es posible que pueda indicar determinados medicamentos pero eso dependerá de la intensidad del trastorno y el criterio del psiquiatra.

Es muy importante que haya apoyo emocional por parte de familiares, amigos y personas allegadas a la mujer, ya que como dijimos antes la persona anhela con fuerzas quedar embarazada y ser madre, pero el no poder lograrlo es un golpe emocional muy fuerte así que el apoyo es muy importante. Un tratamiento específico para este tipo de trastorno no existe, más allá de lo mencionado, consultas psicológicas y descartes de embarazo junto con el apoyo de la familia es lo más frecuente para afrontar el problema.

 

Comparte!

Deja un comentario