Saltar al contenido

Tipos de parto


Desde el momento en que la mujer se sabe embarazada una de las cosas que más viene a la mente es el momento del parto, aunque como hemos visto ya, hay mucho por hacer durante todas las semanas del embarazo, todo apunta a ese momento y sobre eso es que hay algunos puntos importantes a tener en cuenta y es que no existe solo uno o dos formas de dar a luz, muchas veces se piensa que solo existen el parto natural y el parto por cesárea, pero hay otras formas y que dependiendo de las circunstancias, factores como el deseo de la madre y recomendaciones del médico en base a toda la información recabada en los controles, se tomará la decisión por uno de los partos disponibles y que pasamos a comentar.


Cuáles son los tipos de parto

Vamos a comentar primero algunos de los más conocidos y datos acerca de ellos para tenerlos más claros:

tipos de parto

  • El parto natural: es el parto en el que no se le suministra a la mujer ningún medicamento ni tampoco se usa instrumental médico, no implica ninguna complicación y sumado a ello la mujer tiene la posibilidad de elegir la postura que adoptará para traer al mundo al bebé.
  • Parto por cesárea: hay que señalar que dicha cesárea puede estar programada con antelación o si se trata de una urgencia puede llevarse a cabo ya que se busca no poner en riesgo ni a la madre ni al bebé, para esto el médico usa un escalpelo para hacer una incisión en el abdomen de la madre y llegar así hasta el bebé para retirarlo.
  • Parto prematuro: se considera prematuro cuando el bebé nace entre las 28 y 37 semanas de embarazo, implica riesgos para la salud del bebé y hay que decir que mientras más prematuro sea tiene menos probabilidades de sobrevivir.
  • Parto inducido: como indica el nombre se trata de un parto que es provocado usando medicamentos para que la madre pueda dar a luz y usualmente se hace buscando evitar algún tipo de complicación, pueden ser factores como la preeclampsia, si la madre padece alguna enfermedad como cáncer o diabetes, si el embarazo se extiende por más tiempo del esperado el médico puede recomendar el inducir el parto.

Información acerca de otros tipos de parto

Los mencionados tipos de parto no son los únicos, hay también otros, algunos pueden ser por pedido de la madre y otros recomendados por el médico, pero en ambos casos el médico que lleva el control prenatal de la mujer es quien debe informar en todo aspecto sobre la decisión de la madre y los tipos de parto, sus riesgos y beneficios, por ello es importante acudir a todos los controles y citas médicas antes de la llegada del momento del parto.


tipos de parto

  • Parto en el agua: se puede considerar como una forma de parto natural, su nombre lo indica y se trata de dar a luz en un ambiente como una piscina, bañera o un lugar de este tipo con las condiciones de higiene apropiadas, la mujer es colocada en dicho lugar preparado con antelación y acompañada de su pareja y el ginecólogo o partera para el alumbramiento.
  • Parto con fórceps: el fórceps es un instrumento que tiene la forma de una espátula con mangos largos, tiene una forma que ayuda y es su objetivo el poder ayudar al bebé a salir, es importante mencionar que se requiere de realizar un procedimiento que permite introducir este instrumento pero lejos de provocar algún malestar o dolor es lo contrario, sirve para ayudar al parto, mucho tiempo antes sí podía ser algo más traumático para la madre y el bebé pero actualmente no.
  • Parto Leboyer: se caracteriza por ser un tipo de parto en el que se pone mucho énfasis a no ponerle ningún estrés al bebé, se le conoce también como “parto sin violencia” y para esto se busca en primer lugar un ambiente relajado, mucho silencio y luz tenue o baja, así la mujer estará lo más tranquila y serena posible para traer al mundo al bebé.
  • Parto humanizado: En este tipo de parto la forma en que se lleva a cabo gira sobre todo en torno al deseo de la madre, es importante que mucho antes la mujer haya conversado con el médico sobre cómo llevar a cabo dicho parto pero siempre enfocándose a dejar que la propia fisiología de la mujer haga su trabajo reduciendo en lo más que se pueda la intervención de los especialistas ya que la mujer busca sentir al máximo la experiencia entre ella y su bebé durante el parto.
Valora esta información
Comparte!